Contar

Que bacán todo esto. Que difícil de expresar en palabras. Llegando tengo que contarle. «Hueón, tengo que contarte algo increíble que me pasó andando en bici hoy día». No, mejor: «Hueón, me pasó algo increíble cuando me venía en bici para acá. ¿Te habrá pasado a tí?»

Todo de nuevo. «¿Te ha pasado alguna vez que sientes que toda la calle, los autos, los semáforos, la gente, todo, es como una coreografía?  ¿Y que todos se mueven al mismo ritmo? Loco, hoy día en la mañana venía esquivando unos hoyos, y la bici se sentía como deslizarse, como escribiendo una S perfectamente curva en el piso. Y que las curvas que dibujaban los autos al lado mío eran suaves, como si se adaptaran perfectamente a mi presencia. Y las luces del semáforo todas verdes para mí, como si nadie quisiera interrumpir la danza.» ¿Danza? que fifí, nadie usa esa palabra. «Como si nadie quisiera interrumpir el baile. ¿Te habrá pasado alguna vez? Te juro que fue lo máximo. Estaba seguro que cualquier cosa que pasara solo se podría sumar. Cada charco, piedra. » Mejor: «Todos los charcos, las piedras, todo parecía fríamente calculado. Si hubiera venido un perro o un pájaro, hubiera tenido que bailar con nosotros, con el resto. Obvio que el protagonista del baile era yo, que estaba al medio de la acción desde donde yo la veía.»

«Te quería hacer unas preguntas. Pocas, eso sí. ¿Se sentirán así de bien los solistas en una compañía de baile? ¿En una orquesta? ¿O será cosa de la bici solamente? Y segundo, ¿Tiene la bici la capacidad de modular el tránsito de tal manera que todo sea más armónico y parezca una danza, o es un tema de percepción, de la atención que le ponemos a las cosas?»

Puta que soy latero. Mejor: «Hermano, cacha que hoy día me pasó algo bacán en la bici. Estaba en la calle y todo se sentía como que fuera una coreografía. Te juro, los autos, las otras bicis, hasta los hoyos de la calle eran como los pasos de baile. Fue bacán, ¿te ha pasado?»

—Buena, hueón.

—Buena, loco, ¿cómo estai?

—Bien, estoy bien.

Anuncios

Primero

Bike Sign por Paul Brennan | imagen en dominio público

mono ciclos es el nombre que escogí para este proyecto.

A través de los textos que voy a publicar pretendo recrear y registrar el pensamiento mismo, con su particular velocidad y estructura, pero hacerlo de manera tal, que sea una experiencia transferible, compartida. En este caso en particular, la experiencia de andar en bicicleta.

La herramienta con la que pretendo escribir (o más bien tipear) para lograr ese resultado es la redacción lo más rápido y honestamente posible, sin la coerción de los principios estéticos que muchas veces paralizan el flujo normal de nuestras ideas al papel. Luego viene el proceso de corregir algunos aspectos del estilo que espero hagan del texto algo mucho más interesante para leer.

Espero que como resultado experimenten un estado mental similar al que estuve cuando fueron concebidos estos textos. Es por eso que este proyecto también es una bitácora o un diario de vida, donde quede constancia de lo que alguna vez pensé.

Saludos,
Ignacio